Archivo del sitio

Enlace

Un libro del siglo XVI rezaba: "los magos dicen que sí una persona se frota a si misma con un diente de león será bienvenido en todas partes y obtendrá lo que desee".

Relaja los poros de la piel.